lunes, 17 de enero de 2011

VALENCIA PROTESTA LOS SOBREVUELOS DE AVIONES PERO SUS DIRIGENTES POLITICOS ABARATAN LAS TASAS A LAS CIAS. AÉREAS

Lo que en principio parece ser una buena noticia para los valencianos, no lo es tanto si tenemos en cuenta que ese abaratamiento de tasas significa un mayor número de Cias. Aéreas que vendran a operar al Aeropuerto de Manises. Si a esto añadimos que AENA a pesar de haber aprobado los Nuevos procedimientos de despegue, no sanciona el continuo incumplimiento de estas Cias. al sobrevolar nuestros Municipios, parece que a los sufridos vecinos de Camp de Túria nos espera un posible futuro peligroso. ¿ Debemos esperar sin decir o hacer nada ? . La lógica se impone el Aeropuerto de València va a mas pero a sus Directivos no parece importarle el bienestar de toda una Comarca que lleva algunos años padeciendo sobrevuelos, ruidos y posibles peligros. Nota de PNAFR

La subida de tasas en los aeropuertos hace más barato Manises que el Altet

Alicante es casi el doble de cara que Valencia al aumentar la tarifa de aterrizaje que pagan las compañias.







Un avión sobrevuela la ciudad de Valencia.
Un avión sobrevuela la ciudad de Valencia. EFE/Kai Forsterling
M. PALAU VALENCIA Las nuevas tarifas para aeropuertos que acaban de entrar en vigor con la aprobación de la Ley de los Presupuestos del Estado para 2011 hacen que Manises sea un aeropuerto más atractivo que Alicante al resultar cerca de un 50% más barato para las compañías aterrizar en él.
Las nuevas tarifas aeroportuarias que se aplican a los operadores aéreos suben en un 4,8%, lo que encarece a las empresas, o a los particulares con avión privado, el pago por aterrizaje.
Esta subida beneficia al aeropuerto valenciano de Manises frente al Altet, ya que su tasa resulta muy inferior, lo que convierte a Valencia en un destino más competitivo para las compañías dado que su tasa es ahora de 5,29 euros por tonelada o fracción, con un coste mínimo de 52,90 ? frente a 6,65 ? por tonelada o fracción, con un coste mínimo de 94,65?, que cuesta Alicante, que es casi el doble por aterrizaje.
La diferencia estriba en que, hasta el pasado año, los aeropuertos de Valencia y Alicante eran considerados de la misma categoría, la primera, a efectos de la tasa de aterrizaje, pero Alicante pertenecía al primer grupo en cuanto a prestación de servicios frente a Valencia, que pertenecía al segundo. Es decir, Alicante tiene mucho tráfico de pasajeros y por ello, su grupo es superior. Y ahora, también el precio. La influencia del turismo y la igualdad en la tasa -5,3? por tonelada- ha hecho, hasta el momento, que las compañías de bajo coste se hayan decantado por El Altet, haciendo que el número de pasajeros anuales se dispare y alcance los 9 millones, según cifras de Aena, frente a 4,5 millones de Manises.

El "low cost" busca bajo precio
Mal momento, entonces, para ser considerado El Altet -en inminente ampliación- un aeropuerto de categoría superior por el tráfico aéreo que registra, ya que, podría producirse una situación similar a la que ha pasado entre Gerona y Reus, que han visto como la compañía Ryanair ha reducido su tráfico aéreo en favor del aeropuerto de El Prat, más barato. Mientras el Gobierno ha decidido subir las tasas aeroportuarias, que han estado durante dos años congeladas para estimular los viajes, las de navegación bajan, entre otras razones, por lo que el Estado ahorra al pagar menos a los controladores. Estas tasas son las que abonan los pasajeros.

Aena saca a concurso los dos aeropuertos
Aeropuertos Españoles y Navegación aérea (Aena) iniciará mañana el concurso para la liberalización del servicio de control de torre en los aeropuertos de Alicante, valencia, Sabadell, Ibiza, Jerez, Sevilla, Melilla, Lanzarote, Fuerteventura, La Palma, A Coruña, Vigo y Cuatro Vientos. El procedimiento será negociado. Hoy se inicia el concurso y el primer lote establecido saca ya a privatización el control de los dos aeropuertos valencianos de El Altet y Manises. Para la entidad, con esta medida el pasajeros será "el gran beneficiado" ya que habrá más calidad y puntualidad. Además de tener una mayor eficiencia económica.